Interesante

Masacres prehistóricas

Masacres prehistóricas


CONSERVACIÓN DE ESPECIES AMBIENTALES

Las masacres prehistóricas

Páginas 1-2-3 -4

En el número anterior dije que nuestros antepasados ​​prehistóricos cometieron fechorías ecológicas tanto y en algunos casos más que nuestros contemporáneos. En este número veremos un "caso" de ese tipo, el de los Clovis.

La evolución contemporánea de varias especies en los mismos lugares normalmente hace que algunas de ellas desarrollen características correspondientes a la evolución de las otras; así, si el guepardo se vuelve más rápido, incluso sus presas habituales tienden a mejorar la velocidad, por selección natural. Esto es exactamente lo que sucede en África, entre la especie Homo y su presa: estas evolucionan estrategias defensivas, mientras que Homo perfecciona sus habilidades de caza. Así, el único continente en el que las especies de animales grandes no se han extinguido en masa, en los últimos cincuenta mil años, es precisamente África, en el que el Homo ha vivido más tiempo (1).

Los grandes y lentos primero

Donde el Homo sapiens llegó de repente, los primeros en pagarlo fueron los animales grandes y lentos. El perezoso gigante, que vemos aquí agarrando un árbol (en la foto de la izquierda), pesaba hasta cuatro toneladas. El gliptodonti (reconstrucción a continuación) en algunos casos tenía el tamaño de un Fiat 500; evidentemente, su armadura no era suficiente para protegerlos de las armas de los recién llegados. Ambos fueron probablemente muy lentos: ideales para ser transformados rápidamente en grandes asados. Los huesos y las armaduras, sin embargo, nos han llegado y podemos verlos en los museos (foto en el centro).

Donde la evolución no tuvo lugar en paralelo, la llegada repentina de cazadores muy hábiles tendrá consecuencias mucho más desastrosas para las presas más buscadas. La mayoría de las extinciones ocurrieron antes de hace unos miles de años, por poblaciones que usaban arcos, flechas y lanzas. En comparación, las extinciones modernas (al menos de animales grandes) son ciertamente menos, y no porque los modernos sean cazadores más sabios: simplemente no han tenido tantas especies grandes disponibles para destruir. Algunos piensan que la masacre fue prácticamente global; No faltan pistas: las primeras se descubren en América del Norte. Hace unos 12.000 años, en un período de poco más de mil años, desaparecen las tres cuartas partes de los grandes mamíferos de América del Norte y del Sur. Muchos señalan a los Clovis, las personas que probablemente deben la primera presencia humana significativa en las Américas. La historia que surge de algunas investigaciones sobre Clovis es uno de los ejemplos más significativos de la influencia que tiene nuestra especie en la naturaleza, y nos ayudará a comprender lo que sucedió en el pasado en casi todas partes.

El Clovis

Los Clovis llevan el nombre de un lugar estadounidense en Nuevo México, donde se descubrieron rastros de su cultura por primera vez en 1927. La marca de identificación de esto son puntas de lanza muy sofisticadas; sus puntales son de hecho muy grandes (hasta casi treinta centímetros de largo), y en el extremo que está hacia el eje del arma tienen la forma de una gran V invertida. Esa forma se utilizó para facilitar la fijación de la punta al eje.


Lanzas para caza mayor

Con puntas de lanza de este tipo, los Clovis probablemente cazaban animales grandes: mamuts, mastodontes, camellos, caballos, osos de las cavernas, bisontes, yaks, perezosos gigantes, gliptodontes. Las puntas no debieron romperse cuando fueron blandidas con fuerza dentro del vientre de la presa. De hecho, eran preciosos y era importante recuperarlos íntegros.

Se han encontrado restos de su cultura en varios lugares de la mayor parte de América del Norte; la datación de los hallazgos va sistemáticamente desde hace 11.500 años para los sitios Clovis del noroeste americano, hasta unos cientos de años más tarde, para los sitios del sureste del continente.

Se cree que procedían de tierras siberianas; llegaron a América del Norte por la única ruta posible, pasando por Beringia, la tierra ahora cubierta por el mar de Bering, que en ese momento era un istmo seco y conectaba el este de Siberia con Alaska. Se cree que un poco antes de hace 11.500 años se formó un corredor libre de hielo, que conecta Beringia con el área donde se encuentra hoy Edmonton, en el estado canadiense de Alberta.

Ese corredor era una posible ruta de tránsito entre dos grandes masas de hielo.

El corredor

La figura esboza la situación del territorio de Beringia y parte de América del Norte hace unos 11.000 años. Las dos grandes masas de hielo están indicadas por sus nombres: Cordilleran y Laurentide; las flechas representan la migración de Clovis a través del corredor sin hielo.

La presencia de sapiens en el este de Siberia está probada por hallazgos que tienen al menos 20.000 años de antigüedad; Hace veinte mil años, la última glaciación estaba casi en su apogeo, y habría continuado, aunque disminuyendo gradualmente en intensidad, hasta más allá del momento en que tuvo lugar la migración de Clovis. Dada la gran escasez de lluvias, esas tierras estaban libres de hielo y estaban cubiertas de hierbas y arbustos adecuados para un clima árido y frío. En esas condiciones, que también nos parecen prohibitivas, algunos grandes animales herbívoros lograron sobrevivir. Probablemente solo había animales muy grandes en esa área de Siberia: los pequeños o medianos no podrían vivir a esas temperaturas sin enfriarse demasiado. Ciertamente estaba el mamut, y quizás era el animal más extendido; quizás aquí y allá había buey almizclero, rinoceronte lanudo, bisonte, oso pardo.

Mamut bajo la nieve

Con su gran cuerpo, el mamut ciertamente no le temía al frío, siempre que tuviera suficiente forraje para alimentarse. Esto parece cómodo bajo mucha nieve; pero no está en Siberia: lo atrapé justo afuera del Museo de Historia Natural de París.

A continuación, se representa a uno de sus compañeros en la desgracia, que desapareció de América del Norte al mismo tiempo: el mastodonte.

Para los sapiens en ese entorno, la caza no era una opción, pero era la única estrategia de vida posible. La recolección de verduras y frutas espontáneas, asumiendo que hubiera alguna adecuada para su dieta, podría contribuir al sustento solo durante los meses de verano. Ciertamente tenía que saber defenderse del frío, y por tanto cubrirse con el pelaje de los mamíferos disponibles, construir refugios, gobernar y producir fuego a voluntad. Pero sobre todo tenía que ser un excelente cazador y tener las armas adecuadas para presas grandes, así como astucia y coraje.

Basta mirar las puntas de lanza de Clovis, que probablemente derivan de aquellos pueblos siberianos, para darse cuenta de cómo esos puntos eran en la práctica el máximo que se puede obtener con una tecnología lítica, teniendo que producir un arma capaz de matar a un animal de gran tamaño. como un mamut.

Podemos imaginar que esas lanzas no solo fueron arrojadas, para obtener esa fuerza de penetración, sino que fueron blandidas con fuerza dentro del vientre de la presa, por lo tanto desde casi ninguna distancia. Un riesgo tan grande se explica por una razón absolutamente probable: esas presas eran vitales para esas poblaciones; sin ellos no podrían haber sobrevivido.

En esos climas fríos, un paquidermo sacrificado podría proporcionar alimento durante más de un mes a todo un grupo de sapiens. Una existencia extremadamente dura, sin embargo, siempre entre la vida, la congelación y el hambre. Esa dureza con toda probabilidad moldeó una cultura que valoraba la gran presa como su mayor valor, una cultura que no podía dedicar tiempo y energía a lo superfluo. Esas poblaciones vivían para cazar, precisamente porque la caza era la única forma de sobrevivir, y probablemente se desplazaban más o menos continuamente en busca de zonas más ricas en caza mayor.

Giancarlo Lagostena

Páginas 1-2-3 -4

Bibliografía

  1. Sobre los Clovis, su cultura y la Hipótesis Overkill, esa es la hipótesis de que fue la gente que causó la extinción de los grandes mamíferos norteamericanos, ver:
  • Prehistoric Overkill, de Paul S. Martin, es parte del volumen Quaternary Extintions, a Prehistoric Revolution, publicado por Paul S. Martin y Richard G. Klein, con contribuciones de varios autores; Prensa de la Universidad de Arizona, 1995;
  • Overkill, en El fin de la evolución, Peter Ward. Bantam Books, Nueva York, 1994;
  • La llamada de los mamuts lejanos, Peter Ward. Copérnico de Springer-Verlag, Nueva York, 1997;
  • Poblando el Nuevo Mundo, en Timewalkers; Clive Gamble. Harvard University Press, Cambridge, Massachusetts, 1994;
  • Impactos humanos del pasado, en La sexta extinción, Richard Leakey y Roger Lewin. Doubleday, Nueva York, 1995. Publicado como Laesta Extinction. La complejidad de la vida y el futuro del hombre, por Bollati Boringhieri, 1998.
  1. Sobre la evolución del caballo, ver: Criaturas compañeras, en El día antes de ayer; Colin Tudge. Jonathan Cape, Londres, 1995.
  2. Sobre los cambios climáticos en la edad de hielo, ver: El mundo de la Edad de Hielo, en En busca de los neandertales, Christopher Stringer y Clive Gamble. Thames & Hudson, Nueva York, 1993.

Nota

Paul Martin utilizó un modelo especialmente desarrollado para simular en una computadora el avance de una población en las condiciones de los Clovis, y la densidad de los grandes mamíferos que esa población cazaba. Algunos de los detalles de la historia de Clovis contados en este artículo provienen de los resultados obtenidos con ese modelo.
  • Discos: Los discos de Keith Haring son piezas únicas porque se hacen en una sola copia por tema. Se trata de discos musicales de los que el artista ha creado la portada que está firmada en el original.
  • Litografías: son obras realizadas en varios ejemplares en edición limitada y en colaboración con el galerista Lucio Amelio. Todas las obras están firmadas en original.
  • Póster Festival de Jazz de Montreux 1983 en esta categoría hay carteles del 17º Festival de Jazz de Montreux, Mantifesti oficial realizado por Keith Haring y firmado en original.
  • Tienda pop: Son los famosos bolsos originales que se vendieron en la Pop Shop de Nueva York. Las copias originales disponibles están firmadas y, a veces, tienen dibujos con rotulador hechos por Haring.

Fertilidad

Base: 12 cm | Altura: 13,5 cm

Energía

Base: 12 cm | Altura: 13,5 cm

Cartel del festival de jazz - verde

Cartel del festival de jazz - naranja

Base: 70 cm | Altura: 100 cm

Tienda pop 2

Tienda pop 4

Año Nuevo 1988

Malcolm McLaren, ¿le gustaría más Scratchin '- Haring Records

Base: 68 cm | Altura: 75 cm

Art Zoyd, Le mariage du ciel et de l'enfer - Haring discs

Base: 68 cm | Altura: 75 cm

Larry Levan, Las últimas noches del paraíso Pt. 1/5 - Haring Records

Base: 68 cm | Altura: 75 cm

Paul Zone, hombre a hombre, en el gimnasio - Haring records

Base: 68 cm | Altura: 75 cm

Base: 11 cm | Altura: 15,5 cm

Sin titulo

Sin título 2

Sin título 3

Sin título 4

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 5

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 6

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 7

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 28

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 29

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 8

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 9

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 10

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 11

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 12

Sin título 13

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 14

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 15

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 16

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 17

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 18

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 19

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 20

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 21

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 22

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 23

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 24

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 25

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 26

Base: 34 cm | Altura: 47 cm

Sin título 27

Base: 34 cm | Altura: 47 cm


Contenido

  • 1 idioma
    • 1.1 Guión
    • 1.2 literatura latina
  • 2 Educación
  • 3 Calendario y medidas
    • 3.1 Horas del día
    • 3.2 Números y unidades
    • 3.3 Sistemas de tres edades
  • 4 religión
  • 5 Ciencia y filosofía
  • 6 derecho romano y política
  • 7 inventos
  • 8 Colonias y caminos
  • 9 Arquitectura
  • 10 idea imperial
  • 11 Toponimia y etnonimia
  • 12 Véase también
  • 13 referencias
  • 14 Fuentes
  • 15 Enlaces externos

El latín se convirtió en la lengua franca del Imperio Romano temprano y más tarde del Imperio Romano Occidental, mientras que, particularmente en el Imperio Romano de Oriente, se siguieron utilizando lenguas indígenas como el griego y, en menor grado, el egipcio y el arameo. A pesar del declive del Imperio Romano Occidental, el latín continuó floreciendo en el entorno social y económico muy diferente de la Edad Media, sobre todo porque se convirtió en el idioma oficial de la Iglesia Católica Romana. El griego koiné, que sirvió como lengua franca en el Imperio de Oriente, sigue utilizándose hoy como lengua sagrada en algunas iglesias ortodoxas orientales.

En Europa occidental y central y en partes del norte de África, el latín conservó su elevado estatus como principal vehículo de comunicación para las clases eruditas a lo largo de la Edad Media y, posteriormente, fue testigo especialmente de los períodos del Renacimiento y el Barroco. Libros que tuvieron un impacto revolucionario en la ciencia, como Nicolaus Copernicus ' De revolutionibus orbium coelestium (1543), fueron compuestas en latín. Este lenguaje no fue reemplazado con fines científicos hasta el siglo XVIII, y para descripciones formales en zoología, así como en botánica, sobrevivió hasta finales del siglo XX. [1] La nomenclatura binomial internacional moderna se mantiene hasta el día de hoy: los taxonomistas asignan un nombre latino o latinizado como el nombre científico de cada especie.

En el siglo XXI, las lenguas romances, que comprenden todas las lenguas que descienden del latín, son habladas por más de 920 millones de personas como lengua materna y por 300 millones de personas como segunda lengua, principalmente en América, Europa y África. [2] Las lenguas romances son oficiales, cooficiales o se utilizan significativamente en 72 países de todo el mundo. [3] [ verificación fallida ] [4] [ necesita cotización para verificar ] [5] [ necesita cotización para verificar ] [6] [ necesita cotización para verificar ] [7] [ necesita cotización para verificar ] [8] [ necesita cotización para verificar ] De los seis idiomas oficiales de las Naciones Unidas, dos (francés y español) descienden del latín.

Además, el latín ha tenido una gran influencia tanto en la gramática [ cita necesaria ] y el léxico de las lenguas germánicas occidentales. Las palabras románticas constituyen, respectivamente, el 59%, 20% y 14% de los vocabularios en inglés, alemán y holandés. [9] [10] [11] Esas cifras pueden aumentar drásticamente cuando solo se incluyen palabras no compuestas y no derivadas. En consecuencia, las palabras romances constituyen aproximadamente el 35% del vocabulario del holandés. [11] De todos los préstamos en holandés, el 32,2% proviene directamente de alguna forma de latín (excluidos los préstamos de lenguas romances). [12]

Edición de guión

Las tres escrituras oficiales de la Unión Europea moderna (latín, griego y cirílico) descienden de los sistemas de escritura utilizados en el Imperio Romano. Hoy en día, la escritura latina, el alfabeto latino difundido por el Imperio Romano a la mayor parte de Europa, y derivado del alfabeto fenicio a través de una forma antigua del alfabeto griego adoptado y modificado por los etruscos, es la escritura más extendida y comúnmente utilizada en el mundo. . Repartido por varias colonias, rutas comerciales y poderes políticos, el guión ha seguido creciendo en influencia. El alfabeto griego, que se había extendido por toda la región del Mediterráneo oriental durante el período helenístico, siguió siendo la escritura principal del Imperio Romano de Oriente a través del Imperio Bizantino hasta su desaparición en el siglo XV. Las escrituras cirílicas derivan en gran parte del griego. [13]

Literatura latina Editar

El Renacimiento carolingio del siglo VIII rescató muchas obras en latín del olvido: los manuscritos transcritos en ese momento son nuestras únicas fuentes para algunas obras que luego cayeron en la oscuridad una vez más, solo para ser recuperadas durante el Renacimiento: Tácito, Lucrecio, Propercio y Catulo. proporcionar ejemplos. [15] Otros escritores latinos nunca salieron de circulación: Virgilio, reinterpretado como profeta del cristianismo en el siglo IV, se ganó la reputación de hechicero en el siglo XII.

Cicerón, en un número limitado de sus obras, siguió siendo un modelo de buen estilo, minado por las citas. Los cristianos medievales leían a Ovidio alegóricamente o reimaginaban a Séneca como el corresponsal de San Pablo. Lucano, Persius, Juvenal, Horacio, Terence y Statius sobrevivieron en el canon continuo y se continuó leyendo a los historiadores Valerius Maximus y Livy para conocer las lecciones morales que se esperaba que impartiera la historia.

A través del Imperio Romano, la literatura griega también siguió teniendo un impacto en Europa mucho después de la caída del Imperio, especialmente después de la recuperación de los textos griegos de Oriente durante la Alta Edad Media y el resurgimiento de la alfabetización griega durante el Renacimiento. Muchos occidentales educados desde el Renacimiento hasta el siglo XX, por ejemplo, leyeron el libro de Plutarco. Vidas de los nobles griegos y romanos, originalmente escrito en griego. La obra de Shakespeare Julio César toma la mayor parte de su material de las biografías de César, Catón y Bruto de Plutarco, cuyas hazañas fueron discutidas y debatidas con frecuencia por los literatos de la época de Shakespeare.

Martianus Capella desarrolló el sistema de las siete artes liberales que estructuraba la educación medieval. Aunque las artes liberales ya eran conocidas en la antigua Grecia, fue solo después de Marciano que las siete artes liberales tomaron forma canónica. Su única obra enciclopédica, De nuptiis Philologiae et Mercurii "Sobre el matrimonio de la filología y Mercurio", estableció la fórmula estándar del aprendizaje académico desde el Imperio Romano cristianizado del siglo V hasta el Renacimiento del siglo XII.

Las siete artes liberales fueron formadas por el trivium, que incluía las habilidades de gramática, lógica y retórica, mientras que la aritmética, la geometría, la música y la astronomía desempeñaban un papel como quadrivium.

El calendario occidental moderno es un refinamiento del calendario juliano, que fue introducido por Julio César. El calendario del Imperio Romano comenzó con los meses de Ianuarius (enero), Februarius (febrero) y Martius (marzo). La tradición común de comenzar el año el 1 de enero era una convención establecida en la antigua Roma. Durante todo el período medieval, el año comenzó el 25 de marzo, solemnidad católica de la Anunciación.

El monje romano del siglo V, Dionysius Exiguus, ideó el moderno sistema de datación de la era Anno Domini (d.C.), que se basa en el año contado del nacimiento de Jesús, con d.C. contando los años desde el comienzo de esta época, y BC denota años antes del inicio de la era.

La semana moderna de siete días sigue el sistema grecorromano de horas planetarias, en el que uno de los siete cuerpos celestes del Sistema Solar que se conocían en la antigüedad: Saturno, Júpiter, Marte, el Sol, Venus, Mercurio y la Luna —Se le da "reinado" cada día. Las lenguas romances (a excepción del portugués, que asigna un número ordinal a cinco días de la semana, de lunes a viernes, comenzando por segunda-feiray terminando con sexta-feira) conservan los nombres latinos originales de cada día de la semana, excepto el domingo, que pasó a llamarse muere dominicus (Día del Señor) bajo el cristianismo.

Este sistema para los días de la semana se extendió a los pueblos celtas y germánicos, así como a los albaneses, antes del colapso del imperio, después de lo cual los nombres de dioses comparables fueron sustituidos por deidades romanas en algunos idiomas. En las lenguas germánicas, por ejemplo, Thor sustituyó a Júpiter (Jove), dando "jueves" del latín muere Iovis, mientras que en albanés, las deidades nativas En y Prende fueron asignadas al jueves y viernes respectivamente.

Día domingo
Sōl (sol)
lunes
Luna (Luna)
martes
MarteMarte)
miércoles
MercurioMercurio)
jueves
IuppiterJúpiter)
viernes
Venus (Venus)
sábado
SaturnoSaturno)
latín muere Sōlis muere Lūnae muere martis muere Mercuriī muere Iovis muere Veneris muere Saturnī
italiano domingo lunes martes miércoles jueves viernes sábado
francés dimanche lundi mardi miércoles jeudi vender samedi
español domingo lunes martes miércoles jueves viernes sábado
catalán diumenge dilluns dimarts dimecres dijous divendres disuadir
rumano duminică lunas marți miercuri joi tú ganas sâmbătă
albanés te dielën
( diell = "sol")
të hënën
( hënë = "luna")
të martën të mërkurën të enjten të premte të shtunën
irlandesa An Domhnach
Dé Domhnaigh
An Luan
Dé Luain
An Mháirt
Dé Máirt
Un Chéadaoin
Dé Céadaoin
An Déardaoin
Déardaoin
An Aoine
Dé hAoine
Un satharn
Dé Sathairn
galés dydd Sul dydd Llun Dydd Mawrth dydd Mercher dydd Iau dydd Gwener dydd Sadwrn
Bretón Disul Dilun Dimeurzh Dimerc'her Diriaou Digwener Descorazonador
Inglés antiguo Sunnandæg Mōnandæg Tīwesdæg Wōdnesdæg Þunresdæg Frīgedæg Sæternesdæg
alemán Sonntag Montag Dienstag, Ziestag (Suizo alemán) Mittwoch (mayor Wutenstag) Donnerstag Freitag Sonnabend, Samstag
holandés zondag maandag Dinsdag woensdag donderdag vrijdag zaterdag
islandés Sunnudagur mánudagur þriðjudagur miðvikudagur fimmtudagur föstudagur laugardagur
Noruego Nynorsk sundag / søndag måndag tysdag onsdag torsdag fredag laurdag
danés søndag mandag tirsdag onsdag torsdag fredag lørdag
sueco söndag måndag tisdag onsdag torsdag fredag lördag

Horas del día Editar

El reloj de 12 horas es una convención horaria popularizada por los romanos en la que las 24 horas del día se dividen en dos períodos. Los romanos dividieron el día en 12 horas iguales, A.M. (ante meridiem, es decir, antes del mediodía) y P.M. (post-meridiem, es decir, pasado el mediodía). Los romanos también comenzaron la práctica que se usa en todo el mundo hoy de un nuevo día que comienza a la medianoche.

Números y unidades Editar

Los números romanos continuaron como la forma principal de escribir números en Europa hasta el siglo XIV, cuando fueron reemplazados en gran medida en el uso común por números arábigos hindúes. Sin embargo, el sistema de números romanos sigue utilizándose ampliamente en ciertos contextos formales y menores, como en esferas de reloj, monedas, en el año de construcción de las inscripciones de las piedras angulares y en sufijos generacionales (como Louis XIV o William Howard Taft IV ). Según la Real Academia Española, en lengua española los siglos deben escribirse en números romanos, por lo que "siglo XXI" debe escribirse como "Siglo XXI".

Los romanos solidificaron el concepto moderno de la hora como una vigésimo cuarta parte de un día y una noche. El sistema de medición inglés también conserva características del pie romano antiguo (11,65 pulgadas modernas), que se utilizó en Inglaterra antes del asentamiento anglosajón de Gran Bretaña. La pulgada en sí se deriva de la uncia romana, que significa una doceava parte.

Sistemas de tres edades Editar

Aunque el actual sistema arqueológico de las tres edades principales --piedra, bronce y hierro-- tiene su origen en el arqueólogo danés Christian Jürgensen Thomsen, el concepto de dividir las edades prehistóricas en sistemas basados ​​en metales se extiende a la Antigua Roma, originada por el romano Lucrecio en el primer siglo antes de Cristo.

Si bien la religión clásica romana y helenística fue finalmente reemplazada por el cristianismo, muchas ideas y cuestiones teológicas clave que son características de las religiones occidentales se originaron con la teología precristiana. El primer argumento de causa para la existencia de Dios, por ejemplo, se origina en Platón. Los argumentos de diseño, que fueron introducidos por Sócrates y Aristóteles y siguen siendo ampliamente discutidos hasta el día de hoy, formaron un componente influyente de la teología estoica hasta bien entrado el período romano tardío. El problema del mal fue ampliamente discutido entre los filósofos antiguos, incluidos los escritores romanos como Cicerón y Séneca, y muchas de las respuestas que dieron fueron absorbidas más tarde por la teodicea cristiana. En la teología moral cristiana, además, el campo de la ética del derecho natural se basa en gran medida en la tradición establecida por Aristóteles, los estoicos y, especialmente, por la obra popular latina de Cicerón, De Legibus. La concepción de Cicerón de la ley natural "encontró su camino a siglos posteriores, notablemente a través de los escritos de San Isidoro de Sevilla y el Decretum de Graciano" [16] e influyó en la discusión del tema hasta la época de la Revolución Americana.

El cristianismo en sí también se extendió por el Imperio Romano desde el emperador Teodosio I (379-395 d.C.), la iglesia estatal oficial del Imperio Romano era el cristianismo. Posteriormente, los antiguos territorios romanos se convirtieron en estados cristianos que exportaron su religión a otras partes del mundo, a través de la colonización y los misioneros.

El cristianismo también sirvió como conducto para preservar y transmitir la cultura literaria grecorromana. La tradición educativa clásica en las artes liberales se conservó después de la caída del imperio por la universidad cristiana medieval. La educación en la Edad Media se basó en gran medida en libros grecorromanos como el de Euclides Elementos y los influyentes libros de texto quadrivium escritos en latín por el estadista romano Boecio (480-524 d. C.).

Además, las principales obras de la literatura griega y latina fueron leídas y escritas por cristianos durante la era imperial. Muchas de las obras más influyentes de la tradición cristiana primitiva fueron escritas por teólogos romanos y helenizados que se comprometieron fuertemente con la cultura literaria del imperio (ver padres de la iglesia). San Agustín (354-430 d.C.) Ciudad de dios, por ejemplo, se basa ampliamente en Virgilio, Cicerón, Varro, Homero, Platón y elementos de la identidad y los valores romanos para criticar el paganismo y defender el cristianismo en medio de un imperio en ruinas. El compromiso de los primeros cristianos como lectores y escritores de importante literatura romana y griega ayudó a asegurar que la cultura literaria de Roma persistiera después de la caída del imperio. Durante los miles de años siguientes, los eruditos religiosos del Occidente latino, desde Beda hasta Tomás de Aquino y figuras renacentistas posteriores como Dante, Montaigne y Shakespeare, continuarían leyendo, haciendo referencia e imitando la literatura cristiana y pagana del Imperio Romano. En el este, la prolífica tradición del imperio de la literatura griega continuó ininterrumpidamente después de la caída de Occidente, en parte debido a las obras de los padres griegos, que fueron ampliamente leídos por los cristianos en el Bizancio medieval y continúan influyendo en el pensamiento religioso hasta el día de hoy ( ver literatura bizantina).

Si bien gran parte de la ciencia y la filosofía griegas más influyentes se desarrollaron antes del surgimiento del Imperio, durante el dominio romano se produjeron importantes innovaciones que han tenido un impacto duradero en el mundo intelectual. Las tradiciones de la erudición griega, egipcia y babilónica continuaron floreciendo en grandes centros de aprendizaje como Atenas, Alejandría y Pérgamo.

La filosofía epicúrea alcanzó un ápice literario en el largo poema de Lucrecio, quien defendía una teoría atómica de la materia y reverenciaba las antiguas enseñanzas del griego Demócrito. Las obras de los filósofos Séneca el Joven, Epicteto y el emperador romano Marco Aurelio fueron ampliamente leídas durante el renacimiento del pensamiento estoico en el Renacimiento, que sintetizó el estoicismo y el cristianismo. El piloto de combate James Stockdale reconoció a la filosofía de Epicteto como una fuente importante de fuerza cuando fue derribado y hecho prisionero durante la Guerra de Vietnam. La filosofía de Platón continuó siendo ampliamente estudiada bajo el Imperio, convirtiéndose en un sofisticado sistema neoplatónico a través de la influencia de Plotino. La filosofía platónica fue reconciliada en gran medida con el cristianismo por el teólogo romano Agustín de Hipona, quien, aunque acérrimo oponente del paganismo romano, consideraba que los platónicos tenían más en común con los cristianos que con las otras escuelas paganas. [18] Hasta el día de hoy, Platón República se considera el trabajo fundamental de la filosofía occidental y es leído por estudiantes de todo el mundo.

El extenso texto de Lorem ipsum, que se usa ampliamente como marcador de posición sin sentido en la tipografía y el diseño gráfico modernos, se deriva del texto latino del tratado filosófico de Cicerón. De finibus.

La filosofía pagana fue suplantada gradualmente por el cristianismo en los últimos años del Imperio, culminando con el cierre de la Academia de Atenas por Justiniano I. Muchos filósofos de habla griega se trasladaron al este, fuera de las fronteras del Imperio. El neoplatonismo y el aristotelismo ganaron un baluarte en Persia, donde fueron una gran influencia en la filosofía islámica primitiva. Pensadores de la Edad de Oro islámica como Ibn Sina (Avicena) e Ibn Rushd (Averroës) se comprometieron profundamente con la filosofía griega y desempeñaron un papel importante en salvar las obras de Aristóteles que se habían perdido en el Occidente latino. La influencia de la filosofía griega en el Islam se redujo drásticamente en el siglo XI cuando las opiniones de Avicena y Avveroes fueron fuertemente criticadas por Al-Ghazali. Su Incoherencia de los filósofos es uno de los libros más influyentes de la historia islámica. En Europa occidental, mientras tanto, la recuperación de los textos griegos durante el período escolástico tuvo una profunda influencia en la ciencia y la teología latinas desde la Edad Media hasta el Renacimiento.

En ciencia, las teorías del médico grecorromano Galeno dominaron el pensamiento y la práctica médica occidental durante más de 1.300 años. Ptolomeo produjo la teoría astronómica más completa y sofisticada de la antigüedad, documentada en el Almagest. El modelo ptolemaico del sistema solar seguiría siendo el enfoque dominante de la astronomía en Europa y Oriente Medio durante más de mil años. Cuarenta y ocho de las 88 constelaciones que la IAU reconoce hoy se registraron en los libros séptimo y octavo del Almagesto de Claudio Ptolomeo.

En Alejandría, el ingeniero y experimentalista Hero of Alexandria fundó el estudio de la mecánica y la neumática. En geometría moderna, la fórmula de Heron lleva su nombre. La Alejandría romana también vio surgir las semillas del álgebra moderna en las obras de Diofanto. El álgebra griega continuó estudiándose en el este mucho después de la caída del Imperio Occidental, donde maduró hasta convertirse en álgebra moderna en manos de al-Khwārizmī (ver la historia del álgebra). El estudio de las ecuaciones diofánticas y las aproximaciones diofánticas siguen siendo áreas importantes de la investigación matemática en la actualidad.

Todos los planetas del Sistema Solar, excepto la Tierra y Urano, llevan el nombre de deidades romanas.

Aunque la ley del Imperio Romano no se usa hoy en día, la ley moderna en muchas jurisdicciones se basa en los principios de la ley usados ​​y desarrollados durante el Imperio Romano. En la actualidad, todavía se utiliza parte de la misma terminología latina. La estructura general de la jurisprudencia que se utiliza hoy en día, en muchas jurisdicciones, es la misma (juicio con juez, demandante y acusado) que la establecida durante el Imperio Romano.

El concepto moderno de gobierno republicano se basa directamente en el modelo de la República Romana. Las instituciones republicanas de Roma sobrevivieron en muchas de las ciudades-estado italianas de la Edad Media y el Renacimiento. El Congreso de los Estados Unidos se inspira en el senado romano y las asambleas legislativas, mientras que el presidente ocupa una posición similar a la de un cónsul romano. Muchos pensadores políticos europeos de la Ilustración eran ávidos consumidores de literatura latina. Montesquieu, Edmund Burke y John Adams fueron fuertemente influenciados por Cicerón, por ejemplo. Adams recomendó a Cicerón como modelo a imitar por los políticos, y una vez comentó que "la dulzura y la grandeza de sus sonidos y la armonía de sus números dan el placer suficiente para recompensar la lectura si uno no comprende nada de su significado". [19]

Muchos inventos romanos fueron versiones mejoradas de los inventos de otras personas y abarcaron desde organización militar, mejoras de armas, armaduras, tecnología de asedio, innovación naval, arquitectura, instrumentos médicos, irrigación, planificación civil, construcción, agricultura y muchas más áreas cívicas, gubernamentales, militares. y desarrollo de ingeniería.

Dicho esto, los romanos también desarrollaron una gran variedad de nuevas tecnologías e innovaciones. Muchos provenían de temas comunes pero eran muy superiores a los anteriores, mientras que otros eran inventos totalmente nuevos desarrollados por y para las necesidades del Imperio y el estilo de vida romano.

Algunos de los ejemplos más famosos son los acueductos romanos (algunos de los cuales todavía están en uso hoy en día), las calzadas romanas, las fresadoras accionadas por agua, los sistemas de calefacción térmica (como los empleados en los baños romanos y también se usan en palacios y hogares ricos), alcantarillado y sistemas de tuberías y la invención y uso generalizado del hormigón.

Trabajo de metalurgia y vidrio (incluido el primer uso generalizado de ventanas de vidrio) y una gran cantidad de innovaciones arquitectónicas que incluyen edificios de gran altura, construcción de cúpulas, puentes y construcción de pisos (visto en la funcionalidad de la arena del Coliseo y las habitaciones / áreas subyacentes debajo de ella) son otros ejemplos de la innovación y el genio romanos.

La inventiva militar estaba muy extendida y abarcaba desde innovaciones tácticas / estratégicas, nuevas metodologías en entrenamiento, disciplina y medicina de campo, así como inventos en todos los aspectos del armamento, desde armaduras y escudos hasta motores de asedio y tecnología de misiles.

Esta combinación de nuevas metodologías, innovación técnica e invención creativa en el ejército le dio a Roma la ventaja frente a sus adversarios durante medio milenio, y con ello, la capacidad de crear un imperio que aún hoy, más de 2000 años después, sigue saliendo. su legado en muchas áreas de la vida moderna.

Roma dejó un legado de fundar muchas ciudades como Colonia. Había más de 500 colonias romanas repartidas por el Imperio, la mayoría pobladas por veteranos de las legiones romanas. Algunas colonias romanas se convirtieron en influyentes centros comerciales y comerciales, centros de transporte y capitales de imperios internacionales, como Constantinopla, Londres, París y Viena.

Todas esas colonias estaban conectadas por otro legado importante del Imperio Romano: las calzadas romanas. De hecho, el imperio comprendía más de 400.000 kilómetros (250.000 millas) de caminos, de los cuales más de 80.500 kilómetros (50.000 millas) estaban pavimentados con piedra. [20] Los cursos (ya veces las superficies) de muchas vías romanas sobrevivieron durante milenios y muchas están cubiertas por carreteras modernas, como la Via Emilia en el norte de Italia. Las carreteras están estrechamente vinculadas a las economías modernas, y las que sobrevivieron desde el pico territorial del imperio en 117CE tienen más actividad económica en la actualidad. Esto es especialmente cierto en las zonas europeas, que mantuvieron vehículos con ruedas en la segunda mitad del primer milenio, mientras que otras regiones prefirieron métodos de transporte más baratos, como las caravanas de camellos. [21]

A mediados del siglo XVIII, la arquitectura romana inspiró la arquitectura neoclásica. El neoclasicismo fue un movimiento internacional. Aunque la arquitectura neoclásica emplea el mismo vocabulario clásico que la arquitectura barroca tardía, tiende a enfatizar sus cualidades planas, más que los volúmenes escultóricos. Las proyecciones y recesiones y sus efectos de luz y sombra favorecen a los bajorrelieves escultóricos que son más planos y tienden a enmarcarse en frisos, tablillas o paneles. Sus características individuales claramente articuladas están aisladas en lugar de interpenetrarse, son autónomas y completas en sí mismas.

La arquitectura neoclásica internacional se ejemplificó en los edificios de Karl Friedrich Schinkel, especialmente el Museo Antiguo de Berlín, el Banco de Inglaterra de Sir John Soane en Londres y la Casa Blanca y el Capitolio recién construidos en Washington, DC en los Estados Unidos. El arquitecto escocés Charles Cameron creó interiores palaciegos de estilo italiano para Catalina II la Grande, nacida en Alemania, en San Petersburgo.

Italia se aferró al rococó hasta que los regímenes napoleónicos trajeron el nuevo clasicismo arqueológico, que fue adoptado como una declaración política por los italianos jóvenes, progresistas y urbanos con inclinaciones republicanas.

Desde un punto de vista legal, el Imperio Romano, fundado por Augusto en el 27 a. C. y dividido en dos "partes" (o más bien, tribunales, ya que el imperio se siguió considerando como uno solo) después de la muerte de Teodosio I en 395, había sobrevivido. sólo en la parte oriental que, con la deposición del último emperador occidental Romulus Augustulus, en 476, había obtenido también las insignias imperiales de la parte occidental reuniendo desde un punto de vista formal el Imperio Romano.

La línea romana continuó ininterrumpidamente gobernando el Imperio Romano de Oriente, cuyas principales características eran el concepto romano de estado, la cultura y el idioma griegos medievales y la fe cristiana ortodoxa. Los propios bizantinos nunca dejaron de referirse a sí mismos como "romanos" (Rhomaioi) ya su estado como el "Imperio Romano", el "Imperio de los Romanos" (en griego Βασιλεία των Ῥωμαίων, Basileía ton Rhōmaíōn) o "Rumanía" (Ῥωμανία, Rhōmanía). Asimismo, fueron llamados "Rûm" (Roma) por sus enemigos orientales hasta el punto de que vecinos rivales incluso adquirieron su nombre, como el Sultanato de Rûm.

La designación del Imperio como "bizantino" es una idea retrospectiva: no comenzó hasta 1557, un siglo después de la caída de Constantinopla, cuando el historiador alemán Hieronymus Wolf publicó su trabajo. Corpus Historiæ Byzantinæ, una colección de fuentes bizantinas. El término no llegó a ser de uso general en el mundo occidental antes del siglo XIX, [ cita necesaria ] cuando nació la Grecia moderna. El final de continuo La tradición del Imperio Romano está abierta a debate: el punto final puede verse como algo tan temprano como el saqueo de Constantinopla en 1204, o la captura de Constantinopla en 1453, o tan tarde como la abolición del sultanato otomano en 1922, dada la Adopción por los sultanes del título de emperador de los romanos (Ron Kayser-i) para ellos mismos.

Después de la caída de Constantinopla, Thomas Palaiologos, hermano del último emperador romano de Oriente, Constantino XI, fue elegido emperador y trató de organizar las fuerzas restantes. Su gobierno llegó a su fin después de la caída de la última gran ciudad bizantina, Corinto. Luego se mudó a Italia y continuó siendo reconocido como emperador de Oriente por las potencias cristianas.

Su hijo Andreas Palaiologos continuó reclamando el trono bizantino hasta que vendió el título a Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla antes de su muerte en 1502. [22] Sin embargo, no hay evidencia de que ningún monarca español usara los títulos imperiales bizantinos.

En Europa Occidental, el concepto romano de estado fue continuado durante casi un milenio por el Sacro Imperio Romano, cuyos emperadores, en su mayoría de lengua alemana, se veían a sí mismos como los sucesores legítimos de la antigua tradición imperial (Rey de los romanos) y Roma como capital de su Imperio. El título alemán de "Kaiser" se deriva del nombre latino César, que se pronuncia [ˈkae̯sar] en latín clásico.

La coronación de Carlomagno como emperador "romano" por el papa León III en el año 800 ocurrió en un momento de dominio imperial femenino único sin precedentes en Constantinopla (por la emperatriz Irene) que fue interpretado por los adversarios como equivalente a una vacante. El título imperial en Occidente generó lo que los historiadores han llamado el problema de los dos emperadores. Los emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico buscaron de muchas maneras hacerse aceptar por los bizantinos como sus pares: con relaciones diplomáticas, matrimonios políticos o amenazas. A veces, sin embargo, no obtuvieron los resultados esperados, porque desde Constantinopla siempre se les llamó "Rey de los alemanes", nunca "Emperador". El Sacro Imperio Romano sobrevivió a Bizancio, pero finalmente se disolvió en 1806 debido a la presión de Napoleón I.

En Europa del Este, primero los búlgaros, luego los serbios y finalmente los zares rusos (Zar derivado de César) proclamados emperadores. En Moscú en Rusia adoptó la idea de ser una Tercera Roma (siendo Constantinopla la segunda). Sentimientos [ cita necesaria ] de ser el heredero del caído Imperio Romano de Oriente comenzó durante el reinado de Iván III, Gran Duque de Moscú que se había casado con Sophia Paleologue, la sobrina de Constantino XI (es importante señalar que ella no era la heredera del trono bizantino , más bien lo era su hermano Andreas). Siendo el estado cristiano ortodoxo más poderoso, se pensaba que los zares en Rusia sucedían al Imperio Romano de Oriente como los gobernantes legítimos del mundo cristiano ortodoxo. [ cita necesaria ] También hubo demandas búlgaras y valacas [23] [24] por la sucesión del Imperio Romano.

A principios del siglo XX, los fascistas italianos bajo su "Duce" Benito Mussolini soñaban con transformar Italia nuevamente en el Imperio Romano, abarcando la cuenca del Mediterráneo. [25] Asociada con el fascismo italiano, la Alemania nazi y la España franquista conectaron sus reclamos con el imperialismo romano. [ ¿Cómo? ]

Aparte de la propia ciudad de Roma, el nombre romano imperial ha sobrevivido en varias regiones y también fue adoptado por algunos de los regímenes políticos que las gobernaban. Éstas incluyen:

  • Romaña, la región italiana que fue el centro administrativo de la Italia bizantina y, por lo tanto, permaneció asociada con el Imperio Romano cuando la mayor parte del país había caído bajo el dominio lombardo.
  • Ron, el nombre con el que los turcos selyúcidas se referían a las partes de Anatolia que habían conquistado del Imperio Romano de Oriente, de ahí el nombre común del Sultanato de Ron para su reino (1077-1308). [26] Bajo el Imperio Otomano después de la década de 1390, Rûm Eyalet era la región alrededor de Sivas, más tarde conocida simplemente como Eyalet de Sivas.
    • El nombre de la ciudad turca de Erzurum se deriva del árabeArḍ ar-Rūm (Árabe: ارض الرد) 'tierra de los Rûm'. [27] [28]
  • Rumania, referencia habitual en las lenguas romances y latinas medievales al Imperio bizantino, o entre 1204 y 1261 al Imperio latino. Sobrevivió durante un tiempo en topónimos como el de Nafplio, que en italiano se conocía como Nápoles en Rumanía bien entrada la era moderna, o hasta el día de hoy en la región bosnia de Romanija.
  • Rumelia, las partes balcánicas del antiguo Imperio de Oriente, denominada "tierra de los romanos" tras su conquista por los otomanos y en un momento en que los territorios de Asia Menor antes conocidos como Ron fueron más comúnmente referidos nuevamente como Anatolia.
  • Grecia central todavía se conoce coloquialmente como Roúmeli (Ρούμελη).
  • El país moderno de Rumania. Rastrear el origen de los rumanos hasta la provincia de Dacia del Imperio Romano ha sido durante mucho tiempo parte de la narrativa nacional a pesar de la escasez de pruebas concluyentes. El demonio "romano" que se refiere a los hablantes del romance en Valaquia, Moldavia y Transilvania apareció en el siglo XVI (con varias grafías vernáculas) bajo la influencia del humanismo renacentista.

    La palabra romance, que nombra a la familia de lenguas que también incluye español, portugués, francés e italiano, entre otros, se deriva en sí misma de "romano".


Entre laminilla y la hoja: sistemas de producción asociados en Riparo Tagliente (Véneto, norte de Italia)

Abstracto

El sitio de Riparo Tagliente (Verona, Italia) muestra tres macro fases en las que se puede observar una alta variabilidad tecnológica. El objetivo de este estudio es evaluar el papel específico de la producción de palas del Paleolítico Medio dentro de esta variabilidad. Los resultados preliminares muestran un escenario complejo en el que el papel de la pala está estrictamente ligado a la producción de escamas mediante sistemas de reducción mixtos.

Se utilizaron dos enfoques diferentes para analizar los conjuntos líticos del sitio. El primer análisis se centró en la identificación de los sistemas de reducción mediante la determinación de las técnicas, métodos y conceptos subyacentes a todo el chalane opératoire. El segundo enfoque se concentró en analizar la producción de palas para identificar su variabilidad.

En el norte de Europa (Francia, Bélgica) se ha encontrado evidencia de tecnología de palas del Pleistoceno medio (MIS 8-6). Más tarde, durante MIS 5, las palas se pueden encontrar en un área más grande, esta vez también incluye el noroeste de Alemania y la parte centro-sur de Francia. Un tercer período (MIS 4-3) marca la aparición de la producción laminar en el sur de Europa, incluida la península italiana. Con base en el estado actual de la investigación, estas tres fases parecen ser eventos intermitentes sin una clara continuidad evolutiva.

Al reposicionar la secuencia de Riparo Tagliente dentro del contexto italiano podemos observar que al final del período Musteriano los patrones tecnológicos difieren mucho, siendo la producción laminar una de sus expresiones más evidentes. El origen de esta fragmentación es cuestionable.


Conceptos y métodos

El término "arte" se utiliza en este artículo en el sentido arqueológico convencional de "objetos representativos y decorados", como figurillas, esculturas, pinturas, etc. Rechazo explícitamente cualquier idea de que estos objetos deben haber sido destinados principalmente para el disfrute estético o para expresar significados discursivos y dominio creativo de las personas que los hicieron. De hecho, en el sentido de Gell (1998) del arte como tecnología social, lograron muchas tareas, desde la presencia de seres espirituales hasta la afirmación del poder social si se justifica una comparación con las cosas modernas, muchas de ellas se entenderían mejor no como "arte" sino como como decoración de interiores, dispositivos de narración, salidas de poder espiritual o incluso tecnologías médicas. No obstante, así como la cultura visual abarca no solo las bellas artes, sino también los carteles publicitarios, el papel tapiz y las fotografías familiares, encarnan las convenciones visuales y los significados de su época. Hay varias líneas de investigación de la cultura visual de las que podemos inspirarnos. En historia del arte, Gombrich (1962) fue pionero en explorar estilos como el naturalismo y sistemas visuales como la perspectiva. Medio siglo después, como la provocadora pregunta de Mitchell "¿Qué quieren las imágenes?" destaca cómo la interacción entre personas e imágenes es compleja y recíproca (Mitchell 2006 Belting 2011 Moxey 2008 Mitchell 1998). Las “formas de ver” (Berger 1972) se basan en cómo los espectadores interactúan con las imágenes, a menudo inconscientemente incluyen no solo sistemas convencionales como la perspectiva, sino también temas habituales, escenas y reacciones internalizadas sobre el acto de verlas. Estos también reflejan concepciones de la forma del espacio (Summers 2003). Las formas de visión son históricamente específicas y están sintonizadas y construidas por el arte (como en el concepto del "ojo de época" (Baxandall 1972 Alpers 1984)). La historia puede ser una sucesión de formas de visualidad (Davis 2011). Al converger con esto, los antropólogos han argumentado que los sentidos estéticos son culturalmente específicos (Coote y Shelton 1992 Heyd 2012) y pueden estar enredados con reflejos sociales (Gell 1998). Además, muchos ejemplos muestran cómo los reflejos estéticos se relacionan con los presupuestos ontológicos y cosmológicos. Por ejemplo, el patrón en el arte aborigen encarna conceptos de poder espiritual ancestral (Morphy 1992), mientras que las técnicas indígenas andinas de trabajo en metal eran inseparables de los conceptos de material y pureza (Lechtman 1984). De manera similar, en las tradiciones animistas, un objeto puede ser tanto un objeto elaborado como un espíritu (Bray 2009) en nuestra propia tradición, una división teológica entre la materia y el espíritu subyace en la comprensión de las “imágenes” como representaciones de la realidad en lugar de la realidad misma.

Críticamente, los modos de visión están entrelazados con identidades y relaciones de poder. Un ejemplo es la mirada masculina de género, en el corazón de gran parte del arte occidental desde la época clásica (Koloski-Ostrow y Lyons 1997 Berger 1972). Otro es el modo de visión colonial, incrustado en prácticas de vigilancia, mapeo, fotografía y la mirada racializada de los “nativos” (Smith 1998). Para esta investigación, el punto clave es que los modos de visión son históricamente específicos y fundamentalmente integrados en sistemas de orientación, valores culturales y relaciones sociopolíticas. Además, se señalan o activan a través de códigos materiales como la elección del medio, el encuadre, la composición y el estilo de ejecución.

Este es un terreno heterogéneo para resumir brevemente, pero todos ellos establecen principios fundamentales útiles:

El acto de ver no es un acto neutral o universal, sino que se construye dentro de un contexto social e histórico determinado.

Existe un vínculo fundamental entre los contextos sociales, especialmente las relaciones de poder, y los reflejos habituales del espectador.

Existe un vínculo fundamental entre los reflejos habituales del espectador y las características materiales, temáticas y estilísticas de la cultura visual (utilizando el estilo visual en el sentido de una forma de hacer las cosas, afín al estilo estético o tecnológico, y potencialmente reproducido a través de formas formales). características). La cultura visual trabaja con estos reflejos y los reproduce y, de hecho, en algunos casos proporciona pistas explícitas sobre cómo debe interpretarse.

En la prehistoria, el poder adoptó formas radicalmente diferentes de las que adoptó en las sociedades urbanas estratificadas por clases con las que suelen tratar los estudios de cultura visual, pero vale la pena ampliar esta línea general de investigación: examinar el arte para ver qué nos dice sobre el acto de ver. a los mundos prehistóricos. Los arqueólogos rara vez han adoptado un enfoque de cultura visual para el arte prehistórico, pero algunos esfuerzos pioneros han arrojado importantes conocimientos (Bradley 2009 Jones et al. 2011 Skeates 2005 Robin 2009 García Sanjuán et al. 2006 Wells 2012 Garrow y Gosden 2012 Helskog y Olsen 1995 Fredell et al. al.2010 Fahlander 2012 Cochrane y Jones 2012 Primitiva Bueno Ramírez y Bahn 2015). A menudo se ha señalado cómo el arte hizo un uso creativo de las características físicas de su entorno, por ejemplo, el arte paleolítico a veces utiliza la topografía tridimensional de las paredes de la cueva para definir las imágenes, y el arte rupestre sueco de la Edad del Bronce puede haber usado agua que fluye naturalmente sobre superficies para que aparezcan animadas. Bailey (2005) ha analizado cómo las figurillas actúan psicológicamente sobre las personas que las manipulan. Gosden, Garrow y sus colegas (Garrow y Gosden 2012 Gosden et al. 2008) han aplicado el concepto de "tecnologías de encantamiento" de Gell al arte celta, destacando su capacidad para atraer y desconcertar al espectador. Wells (2012) ha identificado patrones estéticos en todos los géneros de la cultura material en la Europa central de la Edad del Hierro, relacionándolos con los cambios sociales de mediados y finales del primer milenio antes de Cristo. Lo más relevante para este estudio es que Jones (Jones 2012b, 2012a Jones et al. 2011) ha interpretado el arte rupestre y la cultura material del Neolítico británico como un reflejo de una visión animada del mundo, y Ranta et al. (2019) han utilizado la teoría del arte para identificar características narrativas en el arte rupestre escandinavo de la Edad de Bronce. Volvemos a estos estudios a continuación.

Si bien los prehistoriadores pueden inspirarse en los estudios de la cultura visual moderna, para los métodos, estamos solos. Nuestros datos son necesariamente de grano grueso, y el contexto social que podemos asignarles a menudo también lo es. Además, trabajamos necesariamente con métodos "formales" que derivan pistas interpretativas del material en sí en lugar de métodos "informados" que lo colocan dentro de una tradición etnográficamente conocida desde hace mucho tiempo, como en Australia, Sudáfrica y las Américas (Tacon y Chippindale 1998). . Aquí, adopto el enfoque más simple posible, haciendo preguntas sencillas sobre cada cuerpo de arte:

¿Donde está localizado? ¿Qué tipo de contexto era este, qué tipo de personas tenían acceso a él y qué hacían allí?

¿Representa cosas que podemos identificar? ¿Cómo nos dicen estos sobre su contexto social y significados? ¿Cómo se representan las cosas? ¿Es parte de una estrategia visual coherente?

¿Cómo se organizan los motivos del arte? ¿Las imágenes están agrupadas espacialmente o relacionadas temáticamente? ¿Existe un orden espacial o temático general, o son acumulaciones aleatorias de motivos independientes?

Como primer intento de este proyecto, estas preguntas se evalúan aquí de manera amplia y cualitativa, caracterizando tendencias dentro de todo un corpus. Esto es lo que es posible para ningún corpus sustancial de arte prehistórico si los datos disponibles permitieran un análisis estadístico riguroso, y aún menos posible es el análisis comparativo utilizando datos creados mediante la aplicación de métodos similares a corpus dispares. La caracterización se basa en publicaciones y, en muchos casos, en observaciones personales. Un análisis de este tipo es suficiente para revelar algunos patrones generales preliminares.


La gruta de Beata Vergine di Frasassi

La geologia

Las cuevas de Frasassi, ubicadas en la región de Marche (Italia central) en el lado adriático de los Apeninos, a 40 km de la costa (Fig.1), son uno de los sistemas subterráneos italianos más famosos, debido a su importancia como espectáculo. cueva. Hay sistemas kársticos a ambos lados del desfiladero de Frasassi, que es un cañón de 500 m de profundidad y 2 km de largo atravesado por el río Sentino de oeste a este (Fig. 8). Las elevaciones oscilan entre los 200 m al nivel del río y los 957 m en la parte superior del desfiladero. Las cuevas se originan a partir de la interacción entre la piedra caliza y las aguas ácidas que ascienden desde un acuífero profundo. Testigos de este ascenso son los manantiales sulfurosos visibles en la margen derecha del río Sentino, cerca de la entrada turística del Gran gruta del viento, que se utilizan en el San Vittore di Genga balneario termal. Las discontinuidades de la roca, representadas por fracturas y estratificaciones, son las rutas preferenciales para el movimiento y acción de estas aguas, favoreciendo la formación de cuevas. Los escarpados acantilados del desfiladero muestran claramente la estructura geológica. Un pliegue anticlinal asimétrico, con una vergencia principal NNE, se formó en el Mioceno tardío durante una fase de compresión tectónica que también provocó el levantamiento y la emersión de los Apeninos. La rama oriental está cortada por un sistema de fallas N - S. Las cuevas se han desarrollado principalmente en el Massive Limestone Fm. (Jurásico temprano), que constituye el núcleo del anticlinal y aflora a lo largo de todo el desfiladero y en la zona de bisagra.

Garganta de Frasassi. La abadía de San Vittore alle Chiuse (siglo XI) se puede ver en primer plano en el lado izquierdo

La gruta de Beata Vergine di Frasassi Es una cavidad natural muy interesante desde el punto de vista arqueológico, dados los efectos de un período prolongado en que fue frecuentada por el hombre en tiempos protohistóricos e históricos. La cueva se encuentra en el lado izquierdo del desfiladero (procedente de Genga), a una altitud de 319 m s.n.m. y 110 m sobre el río Sentino, y tiene una magnífica entrada en la pared de piedra caliza. La cueva forma parte del complejo kárstico de la Grotta del Mezzogiorno, cuyo acceso se encuentra a unos 490 m s.n.m. en el acantilado rocoso de la ladera sureste de Monte de Frasassi (Figura 9, según Galdenzi y Menichetti 2002). El nombre de la cueva proviene de la presencia de dos lugares de culto cristianos: la ermita de las monjas benedictinas de clausura de Santa María infra Saxa (Figura 10a), contra el muro exterior sur de la cueva, y la iglesia del siglo XIX (Figura 10b), ubicada en el vestíbulo de entrada, cuya construcción requirió nivelación y ensanchamiento de la entrada. La iglesia fue construida completamente de travertino en 1828 por el Papa León XII, probablemente diseñada por el arquitecto Giuseppe Valadier. En el interior, sobre el altar de alabastro, se encuentra una copia de la estatua de la Virgen con el Niño en mármol blanco de Carrara, atribuible a Canova (Figura 11a). La excavación del sedimento de 8 a 10 m de espesor del vestíbulo de entrada de la cueva condujo a la eliminación de la terraza fluvial del Pleistoceno Medio y los restos superpuestos más recientes con rastros antrópicos. Hay una estatuilla de 8 cm de altura, llamada Venus de Frasassi (Fig.11b), encima de estos escombros en el vestíbulo de entrada. Esta fue encontrada en el interior de la cueva en 2007 y, por su estilo y proporciones, se enmarca dentro de la tipología Venus de Gravettiano (hace 28-20.000 años) los datos morfoestratigráficos nos han permitido establecer una edad preholocena para la estatuilla. El área fue frecuentada por el hombre durante un período largo y discontinuo, que persistió durante la Edad del Bronce, e incluso en la Edad del Hierro temprana (hace unos 3000 años). Las reliquias encontradas, incluida una daga y un botón de pasta de vidrio, sugieren que la cueva probablemente tenía funciones votivas y de culto (Pignocchi y Montanari 2016). Más recientemente, una necrópolis encontrada en el vestíbulo de entrada, que luego fue vaciada para la construcción de la iglesia, revela que la cueva también tuvo una función funeraria a finales de la antigüedad y principios de la Edad Media.

Esquema simplificado de los sistemas subterráneos del desfiladero de Frasassi (según Galdenzi y Menichetti 2002)

Gruta de la Santísima Virgen de Frasassi. (a) Ermita de Santa María infra Saxa (b) Santuario-iglesia del Valadier

La figura femenina es recurrente: (a) Original de la escultura Canova (siglo XIX), Museo de Genga (Región de las Marcas), visible en una copia dentro de la iglesia (b) Venus de Frasassi encontrada dentro de la cueva en 2007 y ahora conservada en el Museo Arqueológico de la Región de Las Marcas

El segundo itinerario se refiere a la Gruta de la Santísima Virgen de Frasassi y comienza en San Vittore delle Chiuse. Desde allí, una carretera que atraviesa el desfiladero durante unos 2 km lleva a los visitantes a una zona de aparcamiento a la derecha (P, Fig. 12) y un camino que desciende hasta el río (Parada 1). La paz allí, antes de la subida a la cueva, es tan grande que te introducirá en el lugar de rara sugerencia que vas a visitar. Volviendo al estacionamiento, se puede encontrar fácilmente un camino empinado hacia la cueva. Esta ruta, que tiene unos 700 m de longitud y no es un terreno difícil, ofrece magníficas vistas del desfiladero de Frasassi. La apertura a la gran cueva aparece de repente después de una caminata de unos 20 minutos, con el santuario de Valadier en el centro (parada 2).

El itinerario propuesto en Gruta de la Santísima Virgen de Frasassi. P, área de estacionamiento 1 y 2 - parada (© 2020 Marche Region)

En este punto, la pregunta formulada anteriormente sobre El Sassi Simone y Simoncello se plantea de nuevo: ¿cómo se puede comunicar la singularidad del lugar a través del arte? Aquí, las palabras clave elegidas para retratar el desfiladero a través de la poesía y la música son las siguientes: karstismo, madre, llanto de la tierra.

El poema

Los siguientes versos son la interpretación que ofrece el poeta para este lugar: cada cueva es una Cueva de la Natividad, donde la roca y el agua rodean y revelan la vida. La pena y el dolor son preludio y condición necesaria para la vida, y nada ni en ningún lugar toca esta ley eterna.

La música

La pieza musical elegida para representar este sugerente lugar es Pavana Lachrimae, SwWV 328 (https://www.terreraremarche.it/it/db/4367/media/la-grotta-della-beata-vergine-di-frasassi), del ilustre compositor holandés Jan Pieterszoon Sweelinck (1562-1621) , y es una variante para clavecín de “Flow, my lágrimas, caen de tus manantiales”, pieza para laúd y voz del compositor inglés John Dowland. Originalmente escrito para ser puramente instrumental, y se le dio el nombre Lachrimae pavane en 1596, es la composición más famosa de Dowland. De hecho, estaba tan ligado a ella que a veces incluso firmaba su nombre como “Jo Dolandi de Lachrimae”. La pieza es probablemente la melodía más popular de principios del siglo XVII y fue uno de los motivos improvisados ​​favoritos a lo largo del siglo XVII. Existen numerosas versiones con diferentes arreglos, que se pueden encontrar en más de 100 manuscritos y grabados.

La pieza fue elegida por varias razones. Primero, la melodía, intensa y triste, es particularmente adecuada para expresar el aura de este lugar sagrado. Sin embargo, más que eso, las palabras, que comienzan con lágrimas que brotan de ojos definidos como “fuente”, articulan el dolor de la Virgen hacia su hijo, pero también de la Madre Tierra hacia la humanidad. La composición de inmediato parece comprender y absorber las extraordinarias cuevas creadas por el fenómeno kárstico, acumulándose para reflejar un llanto lento, pero inexorable, que no solo consume roca y genera cavidades sino que también es capaz de regenerarse en las magníficas estalactitas y estalagmitas de las cuevas. .


Excavaciones y exploraciones prehistóricas en la India central

Dr. José Rapheal

Jose Rapheal es un arqueólogo especializado en arqueología prehistórica. Ha realizado su doctorado en Deccan College, PGRI, Pune sobre la 'Tecnología de cuchillas', una herramienta prehistórica que se encuentra en los sitios del Paleolítico inferior (achelense). También es un tallador de piedra experto que puede reproducir los artefactos de piedra prehistóricos. También escribe para varios blogs sobre temas relacionados con la cultura y el patrimonio de la India.

Después de la consecución de la independencia, la nación india recién nacida estaba luchando con el futuro de 350 millones de personas. La democracia, la pobreza, el desempleo, la industrialización, la idea de unidad en la diversidad fueron los temas candentes de debate. Fue durante este tiempo que algunos eruditos, armados con mapas y hojas topográficas, recorrieron el vasto terreno indio, principalmente a pie, en busca de piedras. Estas piedras fueron la evidencia de la existencia más temprana de seres humanos en la India. Son los restos de una cultura, quizás la única cultura, que se puede llamar cultura panindia. La evidencia de esto se puede encontrar desde las estribaciones de Shivaliks hasta las llanuras del sur de la India. Esto llegó a conocerse como cultura achelense, sinónimo de Paleolítico Inferior en la India.

La partición en 1947 creó un "vacío de punto caliente arqueológico" en el territorio indio. Los famosos sitios de la Edad del Bronce de Harappa y Mohenjo-daro junto con los sitios paleolíticos bien estratificados se convirtieron en parte del Pakistán recién formado. Teniendo en cuenta la gravedad de la situación, Sir Mortimer Wheeler [1] sugirió que los eruditos indios dirigieran su atención al "corazón de la India". Entre el número final de académicos que trabajaron en los complejos estratos culturales de la India central, solo unos pocos se concentraron en los sitios de la Edad de Piedra. Aunque el depósito del Pleistoceno coincidiendo con las industrias del Paleolítico Inferior (Achelense) fue descubierto por William Theobald (1860) [2], HB Medlicott [3] (1873) y H De Terra [4] (1936), el trabajo principal en esta área fue hecho después de 1950.

Acompañados por geólogos, los arqueólogos exploraron la vasta área del centro de la India. Dibujaron mapas, trazaron los sitios de la Edad de Piedra recién descubiertos y los clasificaron en la Edad de Piedra temprana, media y posterior. Las primeras culturas de la Edad de Piedra se corresponden con la edad achelense. Para comprender la cultura achelense, el trabajo interdisciplinario se convirtió en una necesidad. Por lo tanto, los primeros eruditos intentaron comprender los sitios achelenses a partir del contexto de su geología junto con la evidencia de restos fósiles. En la mayoría de los casos, se estudió la cronología relativa de las herramientas de piedra con los sedimentos de los que se descubrieron para discernir la edad de las herramientas de piedra. Por lo tanto, la geoarqueología de los sitios achelenses se volvió importante para comprender la naturaleza de los sitios achelenses. Las herramientas de piedra así obtenidas de estos sitios se clasifican en diferentes grupos. Esta tipología de las herramientas de piedra determina la naturaleza del sitio, ya sea un sitio achelense o post-achelense. Este análisis tipo-tecnológico de las herramientas de piedra se convirtió en la base de los estudios de la Edad de Piedra en la India.

La secuencia de la Edad de Piedra de los sitios achelenses de la India central fue establecida por los estudios de De Terra y Paterson. Entre los primeros eruditos que se aventuraron en este corredor menos conocido de la historia humana se encontraba el Dr. H.D. Sankalia. Estaba familiarizado con los sitios de la Edad de Piedra, así como con los monumentos y monedas descubiertos durante la época de Alexander Cunningham [5]. Sankalia intentó cerrar la brecha entre los sitios prehistóricos y los sitios históricos en términos de escalas de tiempo excavando los sitios de Navdatoli y Maheshwar.

Su contribución al estudio de los sitios de la Edad de Piedra fue realizada por A.P. Khatri. En 1958, en el marco del proyecto de investigación CSIR, Khatri [6] buscó al hombre fósil en el valle de Narmada (centro de la India). Esto fue necesario para comprender la tendencia evolutiva de los sitios de la Edad de Piedra y fecharlos junto con la ayuda de restos fósiles asociados. Para ello, estudió la secuencia estratigráfica del depósito pleistoceno que contiene herramientas de piedra y otro fósil. Pudo establecer la secuencia de las herramientas de piedra junto con la estratigrafía de los sedimentos, y trató de averiguar la evolución del hacha de mano, que es uno de los tipos de herramientas estandarizados de la cultura achelense, pero no pudo encontrar ningún fósil de homínido.

ALASKA. Ghosh y D. Sen también estudiaron el complejo cultural lítico del centro de la India. [7] De nuevo, sus esfuerzos se dirigieron principalmente al análisis tipo-tecnológico de las herramientas de piedra y a compararlas con los sitios bien fechados de Europa, tratando así de poner la secuencia de la Edad de Piedra de la India central en la escala de tiempo geológica. Sus intentos de situar la Edad de Piedra de la India en el contexto mundial fueron dignos de mención.

En la década de 1970, Jerome Jacobson inspeccionó el centro de la India y descubrió una gran cantidad de sitios de la Edad de Piedra. [8] En una de sus exploraciones en el distrito de Raisen de Madhya Pradesh, descubrió más de 90 localidades de ocurrencias achelenses en un radio de 9 km. Lo consideró la "mayor concentración de ocurrencia del Paleolítico Inferior en el viejo mundo". [9] Destacó la importancia de estudiar los sitios de la superficie, es decir, los sitios de la Edad de Piedra donde una gran colección de herramientas de piedra están expuestas a la superficie. Estos sitios expuestos pueden darnos información sobre las estrategias de adaptación de los grupos de homínidos. Descubrió sitios achelenses a lo largo de la orilla del río, nalas, terreno forestal y campos cultivados. Esto llevó a la búsqueda de más sitios superficiales en el episodio de comprensión de la cultura achelense de la India central.

Prof. V.N. Misra excavó el sitio de Bhimbetka en 1973. Aunque Bhimbetka fue descubierto en 1957 por V.S. Wakankar, la excavación del refugio rocoso IIIF-23 entre 1973 y 1976 ha revelado la ocupación continua de humanos desde la Edad Achelense hasta el período histórico. Junto con estas evidencias materiales, los refugios rocosos de Bhimbetka también fueron decorados con pinturas prehistóricas que representan interacciones humanas desde tiempos inmemoriales. El estudio de los restos óseos humanos de los distintos refugios rocosos ha demostrado la afinidad de las figuras humanas representadas en las pinturas. Pero los estudios de V.N. Misra [10] junto con K.A.R. Kennedy [11] y J.R. Lukas muestra que existe una considerable diversidad biológica evidente a partir del análisis de huesos y dientes de las localidades de Bhimbetka. También hay una ocupación continua de esta región de refugios rocosos y sitios al aire libre. Pero estos restos esqueléticos no coinciden con el tipo de esqueleto de la gente Gond que vive cerca en la actualidad. Los trabajos etnoarqueológicos realizados entre la tribu Gond que vive en las cercanías también niegan los refugios rocosos, ya que los consideran la morada de los demonios.

Vidula Jaiswal estudió las herramientas de piedra del sitio de Mahadeo Piparia, Adamgarh, Bariapur, Lalitpur, Luni, Jamalpur y el grupo Belan. [12] Ha clasificado las herramientas de piedra según su tipología. Trató de comprender las características tecnológicas de las herramientas de piedra de diferentes fases, pero a pesar de que son de una fase diferente, no ha encontrado mucha diferencia en la tecnología de su fabricación. Las ligeras diferencias en la variación estadística de las características tecnológicas pueden deberse a diferencias en la naturaleza individual de la industria. Esto testificó la naturaleza homogénea de las herramientas de piedra del período achelense en el centro de la India.

Aunque el análisis tecnológico y estadístico de las herramientas de piedra de Acheulian fue realizado por Corvinus [13] y Gaillard [14], especialmente en los sitios de Rajasthan y lugares en Nepal, el primer trabajo elaborado en el centro de la India fue realizado por Mohammed Alam, un estudiante de VN Misra. Estudió el conjunto de artefactos de la trinchera excavada de IIIF-23. Propuso la variación en el tipo de artefacto entre tres períodos culturales, es decir, Paleolítico Inferior, Paleolítico Medio y Paleolítico Superior. También se discutió la evolución tecnológica entre artefactos dentro de un mismo período cultural.

Este intento supuso un avance en el estudio del período achelense desde el punto de vista tecnológico más allá de la mera clasificación de las herramientas de piedra. Aquí, los métodos estadísticos utilizados para analizar la naturaleza de las herramientas de piedra ayudan a comprender el refinamiento de las herramientas de piedra que muestra el cambio en el patrón de comportamiento del grupo de homínidos. Este tipo de estudio también resalta la necesidad de estudios de Perspectiva del Sistema de Asentamiento, ya que de los 14 sitios excavados de Bhimbetka solo cuatro han producido material cultural achelense. De ellos, solo el refugio rocoso IIIF-23 ha cedido ocupación continua. Estas observaciones nos dan evidencia para pensar más profundamente en el tema.

Las excavaciones en el sitio achelense de Tikoda [15] son ​​otro hito en la comprensión de la naturaleza de los sitios achelenses del centro de la India. Esta excavación fue una empresa conjunta de Deccan College, Pune y Archaeological Survey of India. Las investigaciones geoarqueológicas en esta área fueron dirigidas por el Dr. S.B. Ota y el Prof. Sushama Deo en 2010 y el sitio fue excavado continuamente durante cinco años. El sitio es un sitio al aire libre donde los artefactos achelenses se encuentran esparcidos en una vasta área. Una de las características importantes de este sitio desde el punto de vista de un analista de herramientas de piedra es la presencia de un número proporcionalmente grande de cuchillas. Aunque esta característica particular se nota en muchos sitios achelenses en la India, aquí se realizó por primera vez en la India un estudio exclusivo de cuchillas para comprender sus comportamientos técnicos. Este estudio en particular ha ayudado a comprender los diversos patrones en el tipo de herramienta achelense llamadas cuchillas.

Entre el número de investigaciones sistemáticas orientadas a problemas, también hubo pocos intentos arqueológicos de salvamento. Durante la construcción de la presa Narmada Sagar, junto con la destrucción del área de asentamiento de la población tribal y la devastación de la ecología, varios sitios arqueológicos también quedaron bajo el agua. Entre estos, había una gran cantidad de sitios prehistóricos. Según la encuesta de reconocimiento del Dr. S.B. Ota [16], entre los cientos de sitios arqueológicos, también se han ahogado varios sitios achelenses. Ha señalado la ignorancia del gobierno y otras organizaciones no gubernamentales en la preservación y el estudio de los sitios achelenses. Dondequiera que se realice la arqueología de salvamento, se da prioridad a los restos estructurales en pie más que a los sitios y montes prehistóricos. Esto sugiere claramente que estamos más preocupados por proteger las estructuras que por obtener un conocimiento más amplio sobre las culturas pasadas. Como S.B. Ota señala: "Preferimos reubicar los restos estructurales, pero no nos preocupamos por preservar los sitios arqueológicos enterrados y superficiales que son menos impresionantes pero igualmente o más importantes para proporcionar información sobre nuestras culturas más antiguas" [17].

En 1986, el Departamento de Arqueología y Deccan College, Pune, bajo la experiencia del Prof. V.N. Misra, Prof. S.N. Rajguru, junto con R.K. Ganjoo y Ravi Korrisetter, pusieron en marcha un proyecto destinado a localizar e investigar los yacimientos del Paleolítico desde el punto de vista geoarqueológico. Los sitios alrededor de la aldea de Devakachar en Madhya Pradesh, conocidos por los fósiles de vertebrados y el conjunto paleolítico, fueron seleccionados para el estudio. Esta investigación geoarqueológica ayudó a comprender la estrategia del patrón de asentamiento. También arrojó luz sobre la posible estrategia de subsistencia del grupo de los homínidos y la explotación de las materias primas.

Las investigaciones geoarqueológicas ayudaron a comprender la modificación de la tierra debido a las inundaciones y otras causas naturales. La arqueología de esta región en relación con la geología fue una contribución importante para comprender los sitios achelenses. En este aspecto, la contribución de los geólogos es digna de elogio. Estos estudios interdisciplinarios marcaron una nueva época en la comprensión de la naturaleza de los sitios arqueológicos en la India. V.S. Kale, L.S. Chamayal, A.S. Khadkikar, J.N. Malik y D.M. Maurya son pocos los eruditos cuyas investigaciones proporcionaron nuevos conocimientos a los arqueólogos para comprender la naturaleza de los sitios achelenses, que de otro modo solo se ven a través del ángulo de la tipología y tecnología de herramientas de piedra. Esta investigación interdisciplinaria ayuda a interpretar los sitios achelenses desde el punto de vista de la relación tierra-humanos. Los primeros restos fósiles de homínidos del valle de Narmada fueron descubiertos por un geólogo, Arun Sonakia, lo mismo ocurre con la primera herramienta paleolítica que fue descubierta en Pallavaram en Tamil Nadu en 1863 por el geólogo británico Robert Bruce Foot. Esto demuestra que la contribución de la geología a la disciplina de la arqueología es obvia y relevante para comprender los sitios achelenses.

La naturaleza interdisciplinaria de los estudios arqueológicos, especialmente los estudios prehistóricos, puede considerarse como el efecto de la Arqueología Procesual. En Europa, esto se consideró como una forma eficaz de interpretar los restos arqueológicos. Pero esta ola tiene un impacto más profundo en los estudios de la Edad de Piedra en India. Los eruditos indios comenzaron a utilizar métodos estadísticos en el análisis de herramientas de piedra. La comparación de estas herramientas de piedra con los sitios de la India y los de los países europeos conduce a nuevas interpretaciones en este campo.

Los estudios recientes en este campo muestran que el achelense indio es diferente de su homólogo europeo, y si se compara, se puede hacer con el achelense africano que es más antiguo que el occidental. El indio achelense, como se deduce de las excavaciones en Attrimpakkam por la profesora Shanti Pappu y su equipo, tiene 1,5 millones de años, que es un período de tiempo similar al africano achelense. Investigadores como Gudrun Corvinus, Clair Gaillard, Sharma y Ota, K. Paddayya, Ajith Prasad, P.K. Behera, M.L.K. Murthy y Neethu Agarwal.

En el período inmediatamente posterior a la Independencia, hubo un cambio en la naturaleza de los estudios de la Edad de Piedra que comenzaron con la exploración de los sitios y la comprensión de su extensión. Los estudios se hicieron más profundos cuando las excavaciones arqueológicas orientadas a problemas entraron en escena. Esto llevó al estudio de los sitios achelenses en un contexto panindio y los resultados de los estudios nos dieron una imagen de la naturaleza de los sitios achelenses en la India. Con la naturaleza básica de los sitios achelenses en el centro de la India y, en un sentido más amplio, todo el subcontinente indio, se puede decir que esta es la única cultura que tiene una naturaleza panindia a lo largo de un período de más de un millón de años. .Aunque existe una diferencia en la tecnología de fabricación de herramientas y la explotación de las materias primas utilizadas para fabricar las herramientas, existe una similitud considerable del tipo de herramienta de piedra que se exhibe en todo el Viejo Mundo en la India.

[1] Wheeler, R.E.M. 1947-48. India antigua. (4): 2.

[2] Theobald, W. 1860. 'Sobre el terciario y aluvial de la porción central del valle de Nerbudda'. Memorias del Servicio Geológico de la India 2: 279-298.

[3] Medlicott, H.B. 1873. 'Nota sobre un hacha hallada por el Sr. Hacket en los Depósitos Osíferos del Valle de Narbada (Plioceno de Falconer) y la Edad de los Depósitos y sobre Conchas Asociadas'. Registros del Servicio Geológico de la India 6 (3):49-54.

[4] De Terra H y De Chardin PT. 1936. "Observaciones sobre la formación Siwalik superior y los depósitos del Pleistoceno posterior en la India". Actas de la Sociedad Filosófica Estadounidense: 791-822.

[5] Cunningham A. 1875. Informe del año 1872-1873 5. Nueva Delhi: Estudio arqueológico de la India.

[6] Khatri, A.P. 1961. 'Edad de piedra y cronología del pleistoceno del valle de Narmada, India central'. Anthropos 56: 519-530.

[7] Sen D y Ghosh AK. 1963. "Complejo de cultura lítica en la secuencia del Pleistoceno del valle de Narmada, India central". Revista de Ciencias Prehistóricas (18): 3-23.

[8] Jacobson J. 1985. 'Sitios de superficie acheuliana en la India central', en Recent Advances in Indo-Pacific Prehistory (V.N. Mishra y P. Bellwood eds.). 49-57, Nueva Delhi: Oxford IBH.

[10] Misra V.N. 1978. 'La industria achelense de Rock Shelter III F-23 en Bhimbetka, India central'. Arqueología australiana 8: 63-106.

[11] Kennedy KAR y Caldwell PC. 1984. 'Restos esqueléticos humanos prehistóricos del sur de Asia y prácticas de entierro'. En: Lukacs JR, editor. Gente del sur de Asia. 159-197, Nueva York: Plenum Press.

[12] Jayaswal V. 1979. 'Edad de piedra de la India central: un estudio tecnológico'. Hombre y medio ambiente 3: 19-26.

[13] Corvinus G. 1985 Descubrimientos prehistóricos en las estribaciones del Himalaya en Nepal 1984. Nepal antiguo 2.

[14] Gaillard C, Raju D.R., Misra V.N. y Rajaguru S.N. 1986. 'Ensamblajes de hacha de la región de Didwana, desierto de Thar, India: un análisis métrico'. Actas de la Sociedad Prehistórica 52: 89-214.

[15] Ota S.B., Deo S.G. 2014. 'Investigación de las localidades achelenses TKD-I y TKD-II en Tikoda, distrito de Raisen, Madhya Pradesh (2010-12)'. Sociedad india de estudios prehistóricos y cuaternarios.

[16] Ota SB. 1992. 'Investigaciones arqueológicas en el área de inmersión de la presa Narmada Sagar, Madhya Pradesh: una encuesta de reconocimiento'. Hombre y medio ambiente 17: 97-103.


Video: planeta dinosaurio 1978 pelicula en castellano